INICIO

El antiguo alminar de la mezquita de Tolox

No sabemos cuánto tiempo pero muy posiblemente durante los siglos XIV y XV desde este campanario de la iglesia de Tolox, antiguo alminar de la mezquita, el muecín convocaría de viva voz a las cinco oraciones diarías, una de las obligaciones de todo musulmán.
Pero en este caso vamos a hablar de otro de los pilares del Islam, quizás el más escuchado pero del que a veces no se sabe del todo: se trata del ayuno. Aprovechando el comienzo del Ramadán 2016, cuando aproximadamente cerca de dos millones de musulmanes en España lo inician, concretaremos algunas ideas.
Lo primero, todo musulman está obligado a guardar un ayuno, denominado sawm. Esta celebración, que forma parte de los cinco pilares del Islam, se efectúa siempre en el noveno mes musulmán, y este mes se llama Ramadán. Por eso todo el mundo conoce al ayuno como hacer el ramadán cuando en realidad, ayuno en árabe es sawm y el mes en el que se hace, el noveno, se denomina Ramadán. 
Los musulmanes, al menos en asuntos religiosos, siguen un calendario lunar. Esto provoca que el mes de Ramadán nunca caiga en la misma época. Por ejemplo, si este año empieza el ayuno el 6 de junio el próximo año lo hará 11 días antes (sobre el 26 o 27 de mayo), el siguiente otros once (sobre el 15 o 16 de mayo), etc. De esta manera un musulmán que empezara el Ramadán a comienzos de junio lo volvería a hacer, en la misma época, más o menos a los 33 años. 
¿En qué consiste este ayuno? Durante los 29 o 30 días que dura el musulmán debe abstenerse de comer, beber y de realizar prácticas sexuales durante las horas de luz solar. Una vez cae el sol se puede romper el ayuno y en los países de tradición musulmana las familias se reúnen para celebrarlo. Como os podéis imaginar un ayuno en estos meses, agosto, julio y junio, cuando hay más horas de luz y hace más calor, especialmente por la prohibición de poder beber, suele ser muy duro. No obstante hay excepciones: niños y mujeres con la regla o que no se hayan recuperado del parto, los enfermos, los que estén de viaje, o siempre que peligre la integridad física. El objetivo es fortalecer la moral, la mente, la religión, pero no dañar a la persona. Además durante el mes de Ramadán se abstienen de palabras malsonantes, de actuar mal de forma intencionada, de malos pensamientos, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario